9 de junio de 2011

La batalla de Iwo Jima a cargo de Clint Eastwood

La Segunda Guerra Mundial siempre es una buena excusa para la temática de una película. A veces centradas en las operaciones militares u otras como cortina de fondo de alguna que otra historia. Pero dentro del género de películas bélicas es muy raro encontrar una misma batalla desde dos enfoques: desde los victoriosos y los derrotados. Es muy común ver historias que siempre se centran en las operaciones militares desde el lado yanqui. Generalmente la aparición en escena del oponente se resume a alguien a punto de morir en manos de un Marine, simples cadáveres o personas que tiran tiros sin apuntar y de forma torpe. ¿Por qué sucede esto? Por la invasión del cine bélico norteamericano.
Sin embargo, Clint Eastwood encaró la idea de mostrar una misma batalla desde los dos lados. Dirigió dos películas que están unidas por un mismo hecho: la batalla de Iwo Jima. Aunque las dos fueron estrenadas en 2006, la primera en salir fue La conquista del honor (Flag of our fathers) y la segunda Cartas desde Iwo Jima (Letters from Iwo Jima). La primera, desde el lado de EEUU, tal vez sea otra película que infla el honor de aquel ejército pero que retrata el debate que generó la imagen que fue insignia de la victoria para Estados Unidos.


Cartas desde Iwo Jima supera a la anterior. Las imágenes y las escenas están mejor logradas. Además está totalmente hablada en japonés, lo que le da más realismo. Tiene como eje las sensaciones de un soldado que se encuentra en defensa de la isla y la necesidad de escurrirse de la inmolación que mató a la mayoría de los últimos japoneses de esa batalla.



La batalla de Iwo Jima
Esta operación se desarrolló durante febrero y marzo de 1945. Fue una de las últimas acciones más importantes para la lograr la derrota del Imperio Japonés. Murieron alrededor de 6 mil soldados estadounidenses y 20 mil del lado japonés.
El desarrollo de la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico tiene batallas importantes como la de Wake y Guadalcanal. La de Iwo Jima y Okinawa fueron las últimas luego de que Japón sufriera grandes derrotas en esas y otras pequeñas islas del gran océano y la que permitió concretar el lanzamiento de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki obteniendo la rendición de Japón el 14 de agosto de 1945.
La Isla del Azufre (Iwo Jima) tenía una gran importancia estratégica. A pesar de ser insignificante, los nipones construyeron dos pistas de aterrizaje, montaron radares y defensas por todo el terreno. Tal importancia era por la cercanía con Tokio. Desde allí podrían detectar y frenar cualquier ataque contra su país.

Para descargar las pelis:
La conquista del Honor
Cartas desde Iwo Jima

No hay comentarios:

Publicar un comentario